INICO ESCRITORES JAVIER PINEDA BRUNO CALAVERAS GRINGAS
JAVIER PINEDA BRUNO no image

Published on October 9th, 2013 | by admin

CALAVERAS GRINGAS

La calaca fue invitada,

por su prima Lady Green,

a una alegre pijamada,

pa´ celebrar halloween.

 

La calaca fue invitada,

por su prima Lady Green,

a una alegre pijamada,

pa´ celebrar halloween.

 

La huesuda aceptó,

y a Houston viajó enseguida,

hartas cosas le llevó,

a su cousin consentida.

 

Aunque no la pudo ver,

ni tomar con ella brandy,

porque tuvo harto quehacer,

con la llegada de Sandy.

 

Se trasladó a Nueva York,

y después a New Jersey,

pero tuvo tanto work,

que no se comió ni un Hershey’s.

 

Para olvidar tanto cliente,

a internet se conectó,

en Radio Tierra Kaliente,

un buen programa encontró.

 

Con los dedos de la mano,

el ratón manipuló,

La hora de los Sirianes,

rápido sintonizó.

 

Escuchó a los conductores,

la música disfrutó,

se olvidó de sus dolores,

cuando La rabia bailó.

 

La cautivó Pepe El Lobo,

con su voz tan varonil,

Cuando quiso acariciarlo,

les estorbaba el mandil.

 

No sé si mandil o falda,

utiliza José Antonio,

las órdenes de Esmeralda,

las acata hasta el demonio.

WETS SKULL

No se vayan a creer,

que Pepe es un mandilón,

es muy buena su mujer,

lo digo de corazón.

 

Ya no habrá más tamborita,

bye chicuaro enamorado,

se lo llevó la huesuda,

para tenerlo ocupado.

 

Afligido está Miguel,

en la cara se le nota,

si la muerte va por él,

que lo busque en La Parota.

 

Estaba Miguel un día,

bebiendo agua en un poche,

cuando la muerte porfía,

le sorrajó un tololoche.

 

Falleció Miguel Ortuño,

se murió muy enojado,

el instrumento del mal,

¡estaba desafinado!

 

Se acabaron Los Sirianes,

ahora ¿quién irá a tocar?

a Pepe y a Miguel Ángel,

nunca vamos a olvidar.

 

La flaca ya ni la friega,

el corazón nos partió,

a Esme y su hermana Fega,

en viuditas convirtió.

 

Son mujeres muy bonitas,

y es tan grande su dolor,

que han escrito unas cartitas,

dirigidas al Señor.

 

Con los ojos muy llorosos,

le piden al padre Dios,

poder ver a sus esposos,

aunque sea un día o dos.

Les dieron una semana,

y el plazo han de respetar,

sólo que Fega y su hermana,

no saben dónde buscar.

 

Se fueron para Guerrero,

a consultar un zaurín,

las mandó al embarcadero,

Tondoche y San Agustín.

 

Ya pasaron cuatro días,

y no los pueden hallar,

los contrató Gari El Quince,

porque quiere zapatear.

 

El permiso se venció,

y las guachas no los vieron,

una gira lo impidió,

medio mundo recorrieron.

 

Los Cirianes de Guerrero,

están muy acongojados,

porque falta un guitarrero,

que toque los obligados.

 

Pepe le dijo a Miguel:

“Háblale a Huber Macedo,

dile que vamos por él,

y que no nos tenga miedo”.

 

Pero Huber dijo que no,

que estaba muy ocupado,

que iba a jugar dominó,

con La Chana por un lado.

Luego pensaron en Mito,

un músico excepcional,

preguntaron a Diosito,

si se lo podían llevar.

 

El Señor les contestó:

“El Zorrillo no vendrá,

escojan al compañero,

entre la gente de acá”.

 

Miguel lo pensó muy poco,

dijo a Pepe: “ya no sudes,

¡vamos por Pedro Tinoco,

por Talo y Beto Bermúdez!”.

 

La parca está encanijada,

busca matar y matar,

a toda la paisanada,

de Houston quiere acabar.

 

Y Armando fue el primero,

la huesuda está contenta,

se lleva un buen delantero,

al Atlético Osamenta.

 

La calaca lo fauleó,

mientras jugaban futbol,

y es que no soportó,

que Cachicho hiciera gol.

 

Cachicho está calentando,

ansioso por debutar,

con la muerte está jugando,

pues la vino a reforzar.

 

Saúl no puede aceptar,

que Armando perdió la vida,

un torneo va a organizar,

que será su despedida.

 

El encuentro comenzó,

con un árbitro rotundo,

a Saúl Silva expulsó,

del partido y de este mundo.

El árbitro era la muerte,

¿el motivo?, no se supo,

Saúl se quedó  inerte,

cuando lo agarró del tupo.

 

El Cachazo se vengó,

pitó el siguiente partido,

a la huesuda expulsó,

por todito lo ocurrido.

 

Pero la flaca malvada,

un abrazo le pidió,

y Arturo como si nada,

luego, luego se lo dio.

 

La muerte se lo chupó.

lo dejó en los puros huesos,

como novio lo ocupó,

le pagó un millón de pesos.

 

Se murió un gran bailador,

estimado de la gente,

se nos fue un buen locutor,

de Radio Tierra Kaliente.

 

La calaca regresó,

a los Estados Unidos,

los siguientes que escogió:

¡a mis cuñados queridos!

 

A José Luis y Salvador,

los hijos de doña Celia,

la huesuda los mató,

porque amaneció crudelia,

 

A Chelís se lo llevó,

a pesar de que es muy macho,

al billar que inauguró,

la calaca en el gabacho.

 

Dicen que murió enchanecado,

yo no lo puedo creer,

se quedó en el otro lado,

no lo volvimos a ver.

Mi cuñado Salvador,

ése mata por paga,

y porque es un matador,

es muy bueno con la daga.

 

Por favor no piensen mal,

él respeta a los humanos,

destaza puro animal,

pollos, chivos y marranos.

 

Chavita se nos murió,

de un infarto fulminante,

la huesuda lo llamó,

para que fuera su amante.

 

Salvador es muy bromista,

a todos hace reír

por eso la calaquita,

le dijo vengo por ti.

 

Alicia no soportó,

la muerte del parecito,

y llorando suplicó:

¡ya recógeme Diosito!

 

El Señor la complació

y después de su velorio

hasta permiso le dio

de poner un consultorio.

 

Ya tiene muchos pacientes

y trabajo por montones

hoy sólo pule los dientes

y evita las extracciones.

 

A mi compa La Cocoya,

la calaca desgraciada,

también se lo echó a la olla,

y se fue como si nada.

De Houston se despidió,

La Cocoya para siempre,

a Zirándaro voló,

iba en busca de su gente.

 

La huesuda lo mató,

porque le sopló en la nuca,

y Mundito se marchó,

sin hacer tanta boruca.

 

Esa muerte como jode,

pero tuvo muy buen tino,

juntó a Edmundo con Mode,

y también con don Albino.

 

Y la muerte en sus afanes,

anda en busca de unos más,

por oír a Los Sirianes,

también se llevó a Sabás.

 

Ahora sí que nada queda,

Sabasito se murió,

bailaba el Son de Pedro Pineda,

cuando los ojos cerró.

 

Adiós gente tan querida,

los vamos a recordar,

al término de esta vida,

juntos habremos de estar.

 

La parca, reina del mal,

se fue de Estados Unidos,

pero metió en su costal,

a dos hombres conocidos.

Es una enorme desgracia,

llora una primera dama,

se acabó la democracia,

con el deceso de Obama.

 

Murió contento el señor,

al ver su sueño cumplido,

se lo llevan al panteón,

después de ser reelegido.

 

Pero Romney no duró,

no vivió para contarlo,

Massachussetts le lloró,

y nunca van a olvidarlo.

 

Se le atoró una tortilla,

era mitad mexicano,

le puso chile pasilla,

y también chile manzano.

 

Ya con ésta me despido,

tengo triste el corazón,

ya se fueron mis amigos,

y la dueña de mi amor.

 

Ya me quisiera morir,

que me coman los gusanos,

ya me voy a despedir,

de los Derechos Humanos.

 

Respetamos los ideales y creencias de cada persono, el aludir a la muerte, calaca, parca etc.etc. Es solamente para componer estos versos y rimas, mismas que han sido hechas con el fin de hacernos reír y recordar algunas de nuestras amistades y pasar un buen tiempo, incluso, divirtiéndonos y burlándonos de nuestra propia vida y hasta nuestras propias desgracias.

 

Javier Pineda Bruno.

Noviembre de 2012.La calaca fue invitada,

Noviembre de 2012.


About the Author

is a fictional character in the animated television series The Simpsons. He is voiced by Harry Shearer and first appeared in the episode "Krusty Gets Busted". He is a grumpy, self-centered news anchor, hosts the Channel 6 news, as well as Smartline, a local current-affairs program.