!A mí no me crean, pero verdad de Dios que es cierto! no image

Published on November 8th, 2013 | by admin

Chavita y Pepe

Los años 2011 y 2012 han resultado aciagos para las letras y para la familia zirandarense, puesto que dos de sus mejores escritores e intelectuales dejaron de estar físicamente con nosotros.

El 12 de octubre de 2011 falleció Jorge Salvador Aguilar Gómez, un zirandarense de pura cepa, originario de La Calera, egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue luchador social, escritor, analista político, polemista y otros etcéteras que dan cuenta de su enorme estatura intelectual, pero, sobre todo, hizo de sí mismo un excelente ser humano.

Las primeras noticias que tuve sobre Chavita Aguilar provinieron de mis hermanos Servando y Arturo, así como de mi primo Huber Macedo Aguilar. Servando hablaba de las ideas revolucionarias de Jorge Salvador, Arturo de su inteligencia deslumbrante, “acércate a él, tienes que conocerlo”, me decía y Huber pregonaba la vasta cultura que poseía Aguilar Gómez.

Cierta ocasión, en la casa paterna de Chavita, allá en Ciudad Azteca, Arturo, que persistía en su afán de acercarme a su amigo, le dijo: “éste es mi hermano Javier, me gustaría que platicaras con él”, a lo que su interlocutor contestó, después de dirigirme una mirada y una media sonrisa enigmáticas: “conversaremos más adelante, las inteligencias superiores indefectiblemente se encuentran”.

Un poco antes de su muerte le recordé ese pasaje y sonriendo dijo: “¡qué barbaridad, qué vanidoso era desde entonces!”.

Con el paso de los años nuestros contactos se hicieron más frecuentes y se estrechó el vínculo amistoso. Descubrí a un ser humano sencillo, cautivante, inteligente, culto, comprensivo, avezado, apasionado de sus raíces, tenaz, alegre, auténtico, sincero, visionario y muchos atributos más que me inclinaban a compartir sus caminos y a cultivarlo mayormente.

La noticia de su deceso me sorprendió y aturdió, puesto que hacía muy poco tiempo que había estado con él en la presentación de su obra El príncipe de Florencia en el Senado de la República, donde, fiel a su estilo, retó a debatir sobre Maquiavelo a don Porfirio Muñoz Ledo, uno de los santones en este tópico.

Se fue Chavita y con su partida quedó un vacío muy difícil de llenar. Sin embargo, los seres como él siempre estarán con nosotros, gracias a sus ideas, a su obra periodística y literaria, pero, sobre todo, por su inmensa calidad humana.

¡Un  abrazo querido amigo!

José Chávez Jaimes, PP, dejó de existir el 9 de julio de 2012. Él también nació en Zirándaro, estudió periodismo en nuestra máxima Casa de Estudios y tenía obra literaria publicada.

Precisamente su libro Un lugar en el mundo propició nuestro acercamiento. Leí la obra y publiqué un comentario sobre ella en internet, invitando a leerla. Al poco  tiempo recibí un correo electrónico de PP, en el que agradecía mis palabras elogiosas sobre su texto y me propuso una entrevista para conocernos. La cita fue en un restaurante cercano a La Alameda, en el Distrito Federal. La identificación surgió de inmediato y supe que su padre había sido muy amigo del mío allá en Zirándaro, circunstancia que instantáneamente incrementó mi simpatía hacia él.

Nuestra amistad, de reciente cuño, se consolidó en muy poco tiempo. Sostuvimos múltiples encuentros, mayormente en su departamento, por el rumbo de la estación del metro General Anaya. PP era un magnífico anfitrión y un excelente interlocutor. Siempre bebió cerveza clara y yo vino tinto, ron o whiskey. Además, la belleza y variedad de su música generaban un ambiente más propicio para el intercambio de ideas. Escuchaba o, mejor dicho, se bebía cada una de mis palabras, mismas que utilizaba después para cuestionar mis aseveraciones que, desde su punto de vista, contradecían mi postura inicial.

Era un magnífico esgrimista verbal, resultaba muy complicado despojarlo de la razón en nuestras charlas sobre diversos temas. Poseía una congruencia a prueba de todo y sus opiniones estaban sustentadas, generalmente, en argumentos sólidos e irrebatibles.

Disfruté enormemente su compañía, me aficioné a su persona, me hizo respetarlo y estimarlo mucho en muy poco tiempo.

En la última reunión en la que estuvimos en su depa, Virgilio Bermúdez habló de llevar a cabo un evento en diciembre de 2012, PP luego, luego se entusiasmó y empezó a desgranar ideas. Lamentablemente ya no estará físicamente con nosotros y nos va a hacer mucha falta.

La última vez que hablé con él por teléfono para sugerirle la fecha de nuestra siguiente entrevista me dijo que ese día no podía, que se iba a un concierto de Les Luthiers, así que ya no lo pude ver.

Saber que PP murió me dejó atónito y me sumió en una profunda tristeza. Perdí a un excelente amigo, a un cómplice delicioso. Se nos fue un ser humano de diez, un magnífico periodista, un intelectual de altos vuelos, en fin, un ser humano luminoso, en más de un sentido.

¡Hasta siempre PP, un enorme abrazo!

Chavita y PP poseían muchas cosas en común: una amplia cultura, una inteligencia mayúscula, un pragmatismo constructivo, una visión holística del mundo y de las cosas, un apasionado amloísmo y su amor incuestionable por los amigos y las letras. Obviamente, un rasgo más que compartían es mi respeto y estimación permanentes. Ambos dejaron huella profunda en mi persona. Siempre los voy a extrañar y a buscar.

Por ahí me dijeron que Chavita y PP se adelantaron, pero que posteriormente nos volveremos a reunir para resolver nuestros asuntos pendientes, ¡a mí no me crean, pero verdad de Dios que es cierto!


About the Author

is a fictional character in the animated television series The Simpsons. He is voiced by Harry Shearer and first appeared in the episode "Krusty Gets Busted". He is a grumpy, self-centered news anchor, hosts the Channel 6 news, as well as Smartline, a local current-affairs program.