INICO ESCRITORES JAVIER PINEDA BRUNO JOAN: GRACIAS POR TANTO AMOR
JAVIER PINEDA BRUNO

Published on July 31st, 2015 | by admin

JOAN: GRACIAS POR TANTO AMOR

Julio 25 de 2015.

Mi muy estimado Joan:

Hace tanto tiempo que sé de ti y que he disfrutado de tu talento, que ya hasta siento que eres un miembro distinguido de la familia zirandarense, mi familia.
Tu estilo tan peculiar de cantar y la profunda sencillez de tus canciones me hicieron tu admirador, prácticamente, desde que tuve noticia de ti, allá por 1977, si no mal recuerdo.

Nunca dejó de sorprenderme la capacidad absoluta que has manifestado para superarte a ti mismo en cada canción. Lograste tocar las fibras más íntimas de mis emociones con cada nueva composición.
La joansebastianmanía se arraigó sólidamente en la inmensa mayoría de los zirandarenses o por lo menos en los que yo frecuento. Interpretarte era asomarse a tu historia amorosa y abrevar en los frutos mayúsculos de tus emociones.
Gracias a tus canciones nuestra alegría se potenció, el lenguaje amoroso adquirió otra dimensión y los hombres tuvimos mayores herramientas para entender las razones de mujer.

Por todo ello, puedo afirmar, sin ningún resquicio de duda, que fuiste un sembrador de amor en todos los que te escuchamos y admiramos. Dejaste tatuajes amorosos en nuestras ideas y sentimientos. En ese aspecto cumpliste la misión de toda persona de bien: contribuir a la felicidad de los demás.
Te metiste en nuestros corazones, al principio, sin permiso, de manera subrepticia, y finalmente tu influencia resultó perenne y total. El ilegal de un inicio se trocó en un auténtico bandido de amores.
Dios y la vida fueron muy generosos contigo, creo que te cumplieron hasta el peor de tus antojos. En reciprocidad, compartiste con mucha gente el producto de tu talento y de tus esfuerzos.
Asumo que tuviste una existencia plena, en todos los sentidos. Amaste y te amaron. La belleza de tus mujeres da cuenta fiel de tu buen gusto y de tus argumentos irrebatibles en el terreno de la seducción. Con algunas de ellas te asumiste como el primer tonto y hasta como un idiota, algo que nunca podría ser una persona de tu estatura.

Cuando surgió la triste noticia del cáncer que te descubrieron, no pude menos que pensar: ¡maldita suerte! ¿Por qué a ti?
Lejos de abatirte tan triste noticia, decidiste, con toda la fortaleza de tu carácter, y, sin duda, absolutamente cobijado por el amor de los tuyos, triunfar en esa injusta carrera a muerte. Una de las consecuencias positivas de tu padecimiento fue tu conversión en un ser más humano, más sensible, más generoso, más todo. El Rey del Jaripeo padecía, pero nunca fue el tuyo un trono caído, por el contrario, te veías decidido a combatir hasta el final, con la dignidad a todo lo que daba y, por supuesto, sin descuidar a tus millones de admiradores.
A partir de entonces, surgieron rumores de tu partida física de este plano. Nunca los creí, además, los seres luminosos como tú nunca se van, permanecen para siempre.
Cuando supe de tu partida y durante las horas siguientes no pude enterarme de los detalles, ello impidió la explosión de mi tristeza y postergó este dolorcito que se instaló desde ese funesto momento.
Confieso que no me lo esperaba. Quedé impactado, desconcertado y sumamente triste. El dolor de mi círculo de amistades es evidente, profundo, auténtico. Han derramado muchas lágrimas, dos mares, exactamente. Por los rumbos de Michoacán hasta te lloraron con ataque. Y las mariposas dejaron de volar un rato para homenajearte. Además, supe que uno que otro músico dejó descansar las maracas, en señal de duelo.
Paisanísimo: esto es un adiós y una bienvenida. Te vas de este plano existencial y arribas a la inmortalidad, ese sitio exclusivamente reservado para los seres trascendentes, los que se distinguieron, los que contribuyeron a dejar un mundo mejor del que recibieron. Tú eres de esa madera, un millón de gracias por todo lo que provocaste en nuestros corazones.

Me acabo de enterar que vas a continuar cantando en el cielo. Dile a san Pedro que cuide a las angelitas, debe saber que una sublime maldición se instaló en territorio célico a partir de tu arribo. Que amarren a Cupido, antes de que la primera de ellas escuche de tus labios tu promesa permanente a las féminas: “voy a conquistarte”.
Hasta siempre DON José Manuel. Agradezco en todo lo que vale su detalle de permitir tomarme una foto con usted, maestro. Es uno de mis más preciados tesoros.
Te dejo momentáneamente, pero prometo retornar a tus canciones con mucha frecuencia para seguir recordándote.
Gracias por existir.


About the Author

is a fictional character in the animated television series The Simpsons. He is voiced by Harry Shearer and first appeared in the episode "Krusty Gets Busted". He is a grumpy, self-centered news anchor, hosts the Channel 6 news, as well as Smartline, a local current-affairs program.