INICO ESCRITORES Miguel Angel Ortuño LOS FUTBOLISTAS HISTORICOS
Miguel Angel Ortuño

Published on October 28th, 2013 | by admin

LOS FUTBOLISTAS HISTORICOS

Fútbol de Zirándaro

A veces la vida nos da la oportunidad de contar historias y algunas cuantas anécdotas de la vida de uno mismo o de alguien más.

En esta sección, nos gustaría mencionar brevemente, reseñas de algunos jugadores de fútbol de nuestra región Zirandarense,  que han destacado desde sus inicios hasta nuestra época actual.

Claro está, el que se omita a algunos, no quiere decir que hayan sido menos importantes, sencillamente iremos recordando algunos de los que la mayoría de los aficionados al futbol Zirandarense, recuerdan con más frecuencia.

 

En esta ocasión, hablaremos de un destacado futbolista, sobre todo una persona muy  bien conocido, el Lic. Huber Macedo Aguilar.

Para algunos que lo hemos conocido como futbolista y como persona, quizás tenemos diferentes maneras calificar sus actitudes y sus aptitudes.

Como futbolista algunos lo llegaron a calificar como; arrogante, prepotente o hasta presumido.

¿En verdad serían estos calificativos o descalificativos los más acertados para dirigirnos a su persona?

Cuando se trata a cierta persona y se llega a convivir y a conocer a fondo el interior de la misma, encontramos a lo que es la realidad de las cosas.

Y esto es lo que encontré en el Lic. Huber Macedo Aguilar.

Después de tratar a su persona, pude descubrir en su interior al  hombre sencillo, al hombre de buenos sentimientos, buen hijo y como no mencionar al padre responsable, en genera podría decirse de él, al excelente ser humano.

Hablando con el Lic. Huber Macedo Aguilar, de la manera como vio el futbol en sus inicios, no se puede dejar de mencionar como dice él,  algunas  las minucias que pasaron sus   ojos y que aparecen de manera caprichosa a su memoria.

Iniciando la conversación con la manera peculiar de hablar dice; nací al principio de los años cincuenta cuando aún llegaban a Zirándaro cenizas del Paricutín “Me parieron como dijo Rubén Pineda “con la luna bien sazona y con penicilina que es buena pa´todo”.

 

Le pregunto, ¿Cómo empezaste a jugar fútbol? Y ¿Que pudieras decir de tu niñez?

Dice él, frente a lo que era la cárcel municipal, allí todas las tardes las muchachas acudían a jugar volibol en la cancha de tierra y arena del río, improvisada en la calle entre ambas instalaciones públicas, debidamente regada, la cual constaba de dos palos secos y chuecos (como mis corvas) con su red, toda parchada por el uso constante de la misma, era un griterío de mujeres el que se armaba discutiendo las jugadas, precedido de carcajadas después de que algún partido finalmente ganaba la alegata. Fue allí donde conocí por primera vez lo que era un balón o pelota hecho tan lejano del presente.

Después conocí el balón de basquetbol, toda vez que la citada escuela primaria que tenía una cancha, donde jugaban “Los Tiburones del Balsas”, así se llamaba el equipo del pueblo.

Fue hasta que ingresé a la primaria cuando Aquiles Arzate o Chayo mi prima llevaron un balón de volibol y a la hora del recreo jugábamos futbol en la calle que se ubica en el lado sur entre la escuela  y la barda del predio de Don Alfonso Gaona.

Por cierto, cada rato se volaba la pelota pa’ dentro del corral de Don Alfonso, pero Aquiles era un cuinique en bejuquera, se saltaba la barda y sacaba el balón para seguir jugando; donde de plano teníamos miedo que se volara era para la Casa de “La Güera Fausta”, porque se enojaba, ya que decía que le quebrábamos las tejas.

De mi niñez, recuerdo muchos guaches, entre lo que me acuerdo que jugaban también era Pepe Rufo, Virgilio, el hijo de la “Pompa”, Filiberto (A) “El Tinajo”, Juan y Nico (hijos de Don Nicolás Ochoa y hasta allí recuerdo.

En una ocasión, Arturo (El Belicoso), salió de su casa en short y una camiseta (las que hoy llaman playeras) que tenía pintadas unas iniciales, las cuales se leían de arriba para abajo que decían UNAM, al preguntarle a Arturo que quería decir, me contestó ¿a poco no sabes?

Pufffff yo espantado de mi ignorancia le contesté que no…pues quiere decir Universidad Nacional Autónoma de México”, de todas formas me quedé en las mismas, no sabía de lo que estaba hablando el amigo…pues yo lo más lejos que había salido de Zirándaro eran, La Calera y El Cacahuananche, nunca pensé que algún día podría ir a esa universidad ni jugar algún día futbol en sus canchas. Quiero dejar patente que nunca me imaginé los que esas iniciales (UNAM) significarían y significan para mi hasta la fecha, ya que a esa noble Institución le debo lo poco o mucho que soy en todos los sentidos, como estudiante, como jugador y como persona.

¿Y qué hay del balón de fútbol? ¿Cómo llegaste tener contacto con él?

Hablando de Arturo pineda Aguirre, fue la primera vez que conocí un balón de futbol, pues resulta que Arturo Pineda Aguirre, lo había traído de México.

Era una novedad como andaba vestido Arturito y más el balón que traía de esos de cuero entre café y amarillo, amarrado con una tira del mismo cuero (alaya)…se me caía la baba nomás de verlo como pateaba el dichoso balón, luego decía que me pusiera de portero…pufff mano, sepa la bola que era eso…si decía no dejes que el balón entre en medio de los dos pilares del portal de su casa, porque si lo haces te meto el GOL…madre pura o pura madre le entendía, el caso es que él pateaba el balón, (por cierto puro puyazo le daba ahora que me acuerdo)

Apenas entre sueños recuerdo que Pedro Pineda Aguirre y Garibaldi Pineda González (A) “l 15”, en el patio del avión viejo, hicieron una cancha de fútbol en un terreno que se ubicaba cerca de las casas de los Pérez, allá por las Golondrinas, más bien era puro llano

¿Recuerdas como llego a conformarse lo que a la postre sería un equipo de fútbol?

No me acuerdo bien quienes íbamos de guaches creo que Ranferi Pérez Pineda, Arturo Pineda Aguirre, Napoleón Ramírez González, Flavio Bermúdez Núñez (El Caporal), Edmundo García Bruno (EL Munino) y yo entre otros, el caso es que a mí en lo particular Pedro y Gary me enseñaron a pegarle al balón con el empeine del pie, para que no me doliera y aparte para pegarle más duro, pero como no podía le pegaba con el juanete o con la punta, al grado que la pelota agarraba chanfle, no porque quisiera darle sino porque era accidental la forma en que le pegaba, yo tenía entonces 6 o 7 años de edad, a partir de ahí, me entró el gusanito del fútbol, desde entonces hice del balón mi compañero.

Allá por el año de 1958, recuerdo bien que los vacacionistas de México echaron una cascara en la citada cancha de futbol que para esas fechas era ya un campo de fútbol bien construido con porterías de madera, con medidas oficiales y bien pintadito, el caso es que como no se completaban nos metieron a varios guachillos entre ellos Flavio Bermúdez Núñez, Napoleón Ramírez González y yo, entre las incidencias del partido recuerdo que le hice una jugada a Pedro Juárez, burlándolo y en un taconcito le hice un túnel provocando la admiración de los guaches grandes, esa acción marcó el camino que seguiría en lo futuro. Recuerdo que en esa ocasión “El Panillo” llevaba unos zapatos de beisbol (con picos) y en una jugada  de choque le clavó a Flavio en el pie uno de los picos y eso provocó que se terminara el partido, pues estuvo muy aparatosa la herida.

¿A quienes recuerdas del primer equipo de fútbol de Zirándaro?

foto1-1

Recuerdo con cuanta admiración  a sus integrantes, Alfonso Molina Damián, Pedro Pineda Aguirre, Ranferí García Bruno, José Aníbal Pineda Mendoza, Ángel, Saúl y Ramiro Mendoza Pineda, Jesús Carbajal Duarte, Guillermo Velasco Mendoza, Aurelio Ramírez, Garibaldi Pineda González, Fernando Pineda Ochoa, Samuel Pineda, Virgilio, Huber y Jesús Bermúdez Núñez, Adrián Pineda Ochoa, Yoyo, El Panillo, José Torres, Imeldo y Pedro Damián Beltrán, Salvador Pineda Macedo, José Arellano Pineda, Plácido Torres Pineda, Rafael Mendoza, José Ibarra, Demetrio Damián Garduño, Jesús Garduño, Otoniel Mora, Enio Ortega Damián, Rogelio Pineda Navarro, César Ochoa, Ignacio y Jaime Pineda Pineda y Orlando Pineda Peñaloza.

Y perdón si ignoré algunos, pero estos según lo que vi son los pioneros del balón de cuero, son los forjadores de nuestro fútbol en Zirándaro, nadie mejor que ellos, a cada uno mi admiración y respeto que perdura en el tiempo.

Ahora cuéntanos algo de ti.

Aprendí que vestir la camisa del equipo de Zirándaro es un orgullo, que uno lleva dentro, ya que debe ser siempre un honor representar a tu pueblo, allá por el año de 1967 en que vinieron a jugar a ciudad Altamirano un partido con el Pungarabato, en un campo que se ubicaba en las afueras frente a lo que es hoy la Coca-Cola, recuerdo que portaban un uniforme dorado con short negro, del resultado ni me acuerdo pero el caso es que para mí fue el primer partido interlocal que me tocó presenciar.

En ese partido aprendí que un equipo lo componen 11 hermanos y que el balón debe ser compartido como el espíritu de lucha, nunca lo he olvidado hasta la fecha, los 11 que componen el equipo deben jugar unidos sin envidias dentro de la cancha.

Así fue como salí la primera vez de Zirándaro, toda vez que acompañaba a mi primo Salvador Pineda Macedo, quien llevaba la camioneta en la que transportaba a todo el equipo, para cuidarle la ropa mientras él jugaba, nada es comparable a la primera experiencia, conocí Huetamo y Altamirano, nadie se imagina lo que sentí al hacerlo

En esta parte de la historia quiero dejar presente lo que una vez Pedro Pineda Aguirre me comentó que “cuando iban a jugar a Huetamo o Altamirano, Salvador Pineda Macedo, pagaba de su bolsa el costo del alquiler de la camioneta, ya que su papá se enojaba porque la usaba sin cobrar.

¿Qué sucedió cundo te moviste a vivir al DF?

Ya en el DF, te puedo decir que desde niño siempre soñé con representar a mi tierra, era un sueño que constantemente se repetía, mi ilusión y honor más grande era ese vestir la camiseta del “Zirándaro”, lo cual en ese entonces era un orgullo (no como ahora); sin embargo, me dijeron que ya eran muchos que probara suerte con el equipo “ Balsas” que se formó a raíz de que no todos podían jugar en un solo equipo y así las cosas, fui a pedir chance al Balsas, el cual estaba integrado por los Mendoza, Ángel, Saúl, Ramiro y Armando, además de Olegario y Gil Montufar de las Cruces, Benito de San Jerónimo, Michoacán, Horacio Bermúdez, Guillermo Velasco, Víctor Mendoza, Berteli del Distrito Federal, Aurelio Ramírez (La Cungucha), José Ibarra, Gonzálo “N” Portillo (A) “EL hippy” (quien era sobrino de Laureano), José Luis Manjarréz (La Zorrita) y otros muchachos de “La Cerrada La Piedad”, ubicada en Avenida Cuauhtémoc, donde vivían “Los Mendoza”.

foto4-4

 

Yo era un guachito inocente, sin malicia pues no sabía siquiera jugar billar pues me pasaba nada más con la pelota en los pies y como no tenía ni para los camiones, nada más tomaba uno que pasaba en ese entonces por San Juan de Letrán, el cual me dejaba a la altura de “Los Baños Avenida”, donde entrenaban los boxeadores famosos de ese entonces, creo que por allí vivían Pepe Ibarra y Aurelio (La Cungucha), de ahí me iba caminando como siete ocho calles hasta el dichoso billar y luego de vuelta igual.

Este equipo estaba lleno de camaradería, aquí hice mis pininos con los Zirandarenses.

¿Qué hay de jugar en otros equipos y con jugadores que no eran de tu pueblo?

Después que salí del  equipo Balsas porque en ese año estuve en la Selección de la Escuela Nacional Preparatoria número 2, de la UNAM, donde estudiaba y faltaba a los partidos del Balsas, quiero dejar patente que el equipo del Balsas, me dio una formación excepcional pues el haber jugado con esas dos vacas sagradas como lo fueron Ángel Mendoza y Guillermo Velasco, sin menospreciar a ninguno de los otros compañeros, me dieron los cimientos de lo que es el futbol para mí, la manera de sentirlo y verlo, lo que es la cancha, el balón, el compañerismo, la hermandad Zirandarense en el exilio, la amistad a todos y cada uno de ellos mi reconocimiento sincero que perdura en el tiempo.

Desde 1967 hasta 1972, estuve en la selección de la Prepa 2, sólo recuerdo dos buenos amigos y futbolistas en especial a Alfonso Peña Luna (El Capi Peña, Q.P.D.) y a Fernando Loyola, quien después lo llevé a Jugar al Zirándaro y con el “Capi” nos volvimos a juntar en la reserva de “Los Pumas”.

¿Cómo vez el fútbol de Zirándaro ahora?

Al pasar los anos puedo ver que hay grandes distancias que se han recorrido en cuanto a fútbol se refiere.

Ya existe una liga de fútbol a nivel municipal, se puede ver los grandes esfuerzos que se han hecho para llegar a estas latitudes. Pero aún hay mucho por mejorar.

¿Cómo que te gustaría mejorar del futbol Zirandarense?

Primero, el que hubiese una cancha dedicada al fútbol club Zirándaro.

Que la liga fuese una organización independiente a cualquier influencia del gobierno municipal.

Que de alguna manera se contribuyera para alguna clase de fondos para promover al jugador local hacia el fútbol profesional.

Y que los jugadores locales con potencial para jugar en el fútbol profesional, arriesguen un poquito a salir del pueblo en busca de oportunidad.

Y que se siga jugando con el espíritu deportivo que ha caracterizado a los Zirandarenses, olvidarse de ir en busca de lo monetario en cada encuentro de fútbol, de esa manera se promovería la esencia del deporte amateur, competir por un triunfo y no por el dinero.

¿Vez jugadores destacados en el fútbol del municipio?

Hay mucho potencial, nuevamente, cuando el jugador aprenda a que hay que sacrificar algo, es cuando se crecerá mental, físico y espiritual.

Lic. Huber Macedo, fue un placer tener esta charla con usted, me llevo la impresión que describí al principio, su sencillez además la calidez de esta plática, reflejan el perfil interno de una persona de pueblo, un hijo de familia Zirandarense que como sabemos nunca se ha olvidado de sus raíces.

Siempre viaja a su pueblo y convive con la gente del mismo, esperamos que nos siga contando mas de sus anécdotas del futbol Zirandarense, quizás tengamos otra oportunidad de coincidir.

 


About the Author

is a fictional character in the animated television series The Simpsons. He is voiced by Harry Shearer and first appeared in the episode "Krusty Gets Busted". He is a grumpy, self-centered news anchor, hosts the Channel 6 news, as well as Smartline, a local current-affairs program.